viernes, 19 de octubre de 2012

BLANCANIEVES


Hace poco hice en Wikipedia

un gran descubrimiento:

Blancanieves existió de verdad.

Los hermanos Grimm nos contaron

algo más que un cuento.

Vivía en el castillo de Lohr,

un pueblo de Franconia,

al sur de la actual Alemania.

De tan joven, buena y bella

era querida y deseada

por toda la comarca.

Su madre murió joven,

depositando en ella

todas sus esperanzas.

Su padre, un rico diplomático,

que pisaba poco por casa.

Una mujer envidiosa, su madrastra,

con un espejo que le gritaba:

“Nunca serás más hermosa que ella

A no ser que consigas matarla”.

Y para acabar en la flor de su vida,

alguna manzana envenenada.

Aquí termina el cuento.

No hay príncipe ni enanos.

Tal vez sólo minas y montañas.

Así se pudrió en la tierra

la tan joven, buena y bella,

tal y como la soñó su madre,

cuando estando embarazada de ella

se pinchó con una rueca:

“Su pelo negro como el ébano.

Sus labios rojos como la sangre.

Su piel blanca como la nieve”.

Pero como dijo Wordsworth, creo:

“No hay que afligirse.

Pues la belleza pervive en el recuerdo.”

Y así es como la soñé hoy despierto:

Vestida de blanco, bailando, riendo.

Su piel blanca como la nieve.

Sus labios rojos como la sangre.

Negro como el ébano su pelo.
http://es.wikipedia.org/wiki/Blancanieves

2 comentarios:

@lvaro dijo...

I'm not sure about my reaction.... Amazing I'd say... but there is not that option.

Hats-off. Keep on writting!!

See you in December!
Álvaro.

Mario dijo...

Gracias Álvaro.
Pues nos vemos pronto entonces.
Un fuerte abrazo.