martes, 29 de noviembre de 2005

Novalis

Georg Philipp Friedrich Freiherr von Hardenberg.
(Novalis) (1772-1801)

Por Novalis se conoce a un poeta y novelista alemán de finales del siglo XVIII (1772-1801). Su verdadero nombre es Georg Philipp Friedrich Freiherr von Hardenberg. Se le enmarca dentro de la corriente literaria del Romanticismo. Sus escritos, aunque muy cuidadosos en el andamiaje conceptual que da cobertura a sus ideas, no dejan de transmitir un poso de apasionamiento que impregna toda su obra. Sus temas giran entre el infinito inaprehensible por la experiencia, la muerte y el amor, consiguiendo en muchos momentos hablar de todos ellos a la vez utilizando las mismas figuras. Éstas suelen ser entre otras la noche, que es la protagonista de probablemente su obra más conocida "Hymnen an die Nacht" (Himnos a la noche). En ella identifica a su perdido amor Sophie con la misma noche infinita, que a su vez parece simbolizar la muerte acechante e inevitable que el mismo poeta espera mientras la contempla en sus paseos nocturnos alrededor de la tumba de su amada.
Novalis perteneció a una familia con muchos hermanos que murieron todos jóvenes y es comprensible que él la tuviera tan presente mientras sentía tantas pérdidas a su alrededor. Hay autores que consideran que Sophie no era más que una excusa, un recurso literario para poder hablar del infinito. Aunque Sophie sí existió realmente. Se trataba de una niña de 13 años que se prometió con él en secreto y murió enferma a los 15, probablemente de tuberculosis.
En contra de lo que pueda parecer por su biografía, las obras de Novalis están cargadas de una enorme vitalidad, de un ansia imposible por sentir el infinito en su plenitud, de una pasión sin límites que se apodera de él a la espera de su fin inevitable, es decir su muerte. Es en ella donde compartirá con Sophie al fin su destino y permanerá con ella como en una muda noche inevitable que se cierne sobre sus solitarios paseos en vida.
En su otra importante obra poética, "Geistliche Lieder"(Cánticos espirituales), el infinito pasa de ser representado por la noche, para ser representado por Dios, aunque esta figura, a mi parecer, no es más que un recurso para seguir con la misma temática. En sus versos, como en los de muchos otros místicos, se ve el anhelo del autor por fundirse con la divinidad a través de sus manisfestaciones y símbolos sensibles como el pan (la carne), el vino (la sangre)...Esta unión no pierde tampoco carnalidad en sus formas.
Novalis escribión también una novela corta llamada "Heinrich von Ofterdingen"(Enrique de Ofterdingen) donde trata el progreso intelectual de un joven poeta. También escribió muchas reflexiones acerca de diversos temas como el arte, la estética, la poesía, la metafísica, las religiones... que se conservan a modo de breves aforismos en casi todos los casos, tan disperso era su ser.
Novalis como muchos otros románticos y estrellas murió joven. Creían los griegos que los más grandes siempre morían jóvenes porque los dioses se impacientaban esperando a que estuvieran sentados junto a ellos en el Olimpo. Tal vez Novalis se encuentre ahora mismo con ellos.
Mario Llamazares Torrao.
Para más información, entre otras páginas, éstas:

3 comentarios:

@lvaro dijo...

Te ha quedado muy chulo el blog... muy interesante también la webquest... parece que te lo has "currao"

No encuentro a Carloa Joaquina :) O al menos la portada de aquel libro. Pero, vete a google, pica en imágenes y busca Carlota Joaquina. No era muy agraciada, no.

Edelweiss dijo...

acabo de entender lo de las flores azules...soy un poco corta joder.
Oye, Carlota Joaquina es la de la peli esa que casi nos haces ver, que tenía subtítulos en no se que idioma?? jejejejje

Mario dijo...

No digas eso. Seguro que ha sido gracias a Molinuevo y su "neotecnoromanticismo", o como lo llame ahora.
Sí, es que ésa era antes una reflexión sobre la felicidad con una portada de un libro sobre el tema dedicado a Carlota Joaquina, "princesa do Brasil", que era fea. Sí, la peli estaba por partes en inglés, castellano y portugués sobre todo. He transformado la entrada a mejor:). Tú también eres una flor, ¿no? Leontopodio suena mejor en alemán que en castellano, ¿verdad? :).